Cómo decorar a partir de un elemento central con estilo Bombox

Bombox_Portadas_Blog_Octubre-02

Una excelente forma de comenzar un proyecto de decoración y diseño del hogar es contar con un elemento central y luego continuar a distribuir el resto de los muebles a partir de ahí. De esta forma, no solo resuelves cuál será el punto de partida, sino que simplificas el resto del proceso sustancialmente. Te contamos cómo hacerlo gracias a los tips deco de nuestros expertos Bombox. 

1. Comienza dibujando

Cuando tienes un espacio vacío, es difícil saber por dónde comenzar a instalar los muebles. Aquí te proponemos una guía para que lo intentes tú mismo de la manera más rápida y sencilla posible. 

En primer lugar, prueba diferentes opciones de distribución en un papel con dibujos hechos lo más proporcionales posible. De esta forma, podrás ver “desde arriba” qué estilo parece tener más sentido para el ambiente en cuestión. 

2. Selecciona el elemento central

Cuando no sucede de forma natural, con una columna, ventana o chimenea por ejemplo, tienes que buscar tú mismo cuál será el elemento que te permitirá comenzar a separar los espacios y crear una distribución lógica. Ese elemento no puede ser algo que entorpezca el flujo de circulación ni entorpezca el pasaje de la luz. Te recomendamos elegir un mueble importante como un sofá, una mesa de centro o una mesa de comedor

3. Imagina múltiples recorridos 

La distribución es, ni más ni menos, la ubicación perfecta de los muebles que permite una circulación lógica y práctica en el día a día. Para continuar con tu dibujo —y a partir del elemento central— piensa cómo sería un recorrido típico un día normal: del dormitorio a la cocina, luego al sofá, y por último a la terraza (solamente a modo de ejemplo). 

Es fundamental que planifiques de acuerdo a lo que hace más sentido para tí y tu estilo de vida. Una vez determinado cómo usarás el espacio, deja libre en el dibujo los lugares en los que marcaste algún tipo de tráfico.

4. Define la separación de espacios

Ahora que tienes ubicado el elemento central, y los espacios de recorrido, continúa con la distribución de mesas, sofás y sillas a cada lado de manera que todos queden mirando hacia un mismo punto central. La clave de una sala acogedora es que, con o sin gente, la distribución logra simular un espacio de reunión y conversación donde cada persona está cómoda y bien ubicada.

5. Sé estratégico con la iluminación 

La luz es tan importante como la distribución. Una vez que terminas con el círculo imaginario con los muebles principales, piensa desde dónde y hacia dónde debe ir la luz para que no refleje en lugares incómodos. Es fundamental que las lámparas esten colocadas en lugares prácticos para que cuando las utilices, den una sensación de calidez. Aquí debes tener en cuenta muy especialmente la ubicación de las ventanas y los puntos oscuros de la sala. Procura generar un balance para que no quede descoordinado.

6. Puesta a punto

Finaliza con los toques de personalidad agregando accesorios y complementos en sofás y mesas que ayuden a la terminación del espacio. Nunca pierdas de vista el objetivo que es que el espacio hable de tí, que se sienta bien cada vez que entras y que, sobre todo, ¡te simplifique la vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s