Bombox. Cómo un espacio bien diseñado puede mejorar el ánimo de las personas

Blog_Portadas_Octubre_Mejorar el Animo-04

El diseño de un espacio no incluye simplemente la posición de los objetos en el mismo. Se trata de la organización de algo mucho más profundo y que nos afecta directamente: nuestro estado de ánimo. En esta nueva entrada del blog de ideas de Bombox te contaremos cómo un espacio bien diseñado puede mejorar tu calidad de vida.

Hace varios años que los estudios de arquitectura y diseño enfocan gran parte de sus contenidos en identificar de qué manera el diseño del espacio nos puede afectar emocional y psicológicamente. Estos estudios responden principalmente al hecho de que, en la sociedad moderna, las personas pasamos más del 90% de nuestro tiempo dentro de casas y edificios. Como consecuencia, este es uno de los temas más importantes del momento para la industria.

Existen algunas áreas claves que los expertos han determinado que se debe prestar atención al momento de diseñar un espacio para que el resultado sea positivo para nuestro bienestar: seguridad, conexión social, facilidad de movimiento y estimulación sensorial son algunos de ellos. Por ejemplo, está comprobado que la luz natural ayuda a la concentración y por eso es importante en las aulas de estudio, y también colabora a la recuperación de pacientes en un hospital. Todos estos factores que parecen detalles, en realidad son fundamentales para que un proyecto tanto de arquitectura como de decoración y diseño, tenga un efecto positivo en las personas más allá de verse estéticamente correcto.

Es cierto que es imposible medir el impacto del diseño en nuestra vida, pero no cabe duda de que de nada sirve que una sala que se vea bien si no nos hace sentir bien. Un espacio bien diseñado determina la forma en que nos movemos, interactuamos, pensamos y reflexionamos. De aquí es que surge la importancia, por ejemplo, del uso del color a la hora de decorar. Elegir bien el color de cada mueble y cada sala ayuda al éxito de las actividades que vayamos a realizar en cada uno. No utilizarías en la sala el mismo color de paredes que en un estudio, y eso no se trata únicamente de una cuestión de formalidad o informalidad. Esto se debe a que el color y el diseño debe responder también a la actividad, la emocionalidad y la forma de vivir cada rincón del hogar.

Ciertamente el diseño de un espacio no tiene la capacidad de cambiar las circunstancias del entorno y la vida de las personas, pero sí tiene el poder de colaborar para que la reflexión sobre la misma se lleve a cabo de la mejor manera posible. Como resultado, un espacio bien diseñado nos ayudará a transitar positivamente nuestras emociones y ayudarnos a resolver dilemas cotidianos de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s